viernes, 17 de noviembre de 2017

Escapada a El Bierzo (III). Villafranca y las Médulas

Villafranca del Bierzo fue el lugar elegido para alojarnos ese fin de semana enoturístico que pasamos en El Bierzo y aunque estuvimos pocas horas aquí, además de dormir, pudimos visitar el pueblo, muy rico en edificios históricos, no en vano fue declarada conjunto histórico-artístico en el año 1965.
Paseando por la zona alta de la villa nos encontramos con su majestuoso castillo. Es el Castillo-Palacio de los Marqueses de Villafranca y fue construido en los siglos XV y XVI. Es de planta cuadrada con cuatro torreones circulares. Sufrió un incendio durante la Guerra de la Independencia y a partir de 1850 se rehabilitó una parte como vivienda. Es de propiedad privada y no se puede visitar. Fue declarado Bien de Interés Cultural en 1949.
Muy cerquita de aquí se encuentra la Iglesia de Santiago. Fue construida en el s. XII y destaca de ella la llamada "Puerta del Perdón" considerada uno de los mejores ejemplos de románico de escultura de transición de la provincia de León. Declarada Bien de Interés Cultural en 1993
La Puerta del Perdón es la única del Camino de Santiago, junto con la misma de la Catedral, que se abre en los Años Santos Compostelanos para que aquel peregrino que, por motivos de enfermedad o accidente, no pueda llegar hasta Santiago, pase y gane el jubileo siempre y cuando, además, cumpla los requisitos mínimos necesarios al igual que en la Catedral de Compostela: Recorrer la distancia mínima necesaria, confesarse, asistir a la eucaristía y rezar por las intenciones de la Iglesia.
Después de conocer un poquito Villafranca uno puede entender el por qué de que también la llamen la "Pequeña Compostela". Pasear es muy agradable y si lo hacéis por la Calle del Agua, además, entretenido. Fue la calle con más actividad comercial y artesanal de la ruta jacobea cuando ésta se consolidó. Durante el paseo veréis algunas casas señoriales y abundantes Escudos Heráldicos.
Al final de la calle, llegamos a la Colegiata. Se cree que se construyó en el 1070 y originalmente fue un Monasterio de la orden francesa de Clunny. La actual iglesia se mandó construir por el segundo Marqués de Villafranca en el s. XVI. Es una iglesia con tres naves siendo las dos laterales capillas.
Muy cerca de ésta, yendo hacia la Plaza Mayor, pasamos por el Convento de San Nicolás el Real. Fundado en el año 1620 fue colegio de la Compañía de Jesús y sede de la Diputación Provincial en 1828. Actualmente lo regentan los Padres Paúles desde 1899. Fue declarado Bien de Interés Cultural en 2008.
Nuestra visita a El Bierzo no terminó aquí. Aprovechando la cercanía a Las Médulas no perdimos la ocasión de acercarnos a ver ese original paisaje.
La mina de oro de Las Médulas (s. I y II d. C.) se hizo sobre un yacimiento formado por limos, arenas y cantos rodados. En medio de ese conglomerado se encuentra el oro en partículas apenas visibles. Para conseguir ese oro había que deshacer y lavar ese conglomerado y aquí se puede ver como los romanos lo consiguieron además de ver la red hidráulica que construyeron para conducir hasta aquí el agua que empleaban para la extracción, arrastre y lavado. Todo este trabajo los realizaron con habitantes de las poblaciones de la zona que aunque estaban sometidos a Roma no eran propiamente esclavos y trabajaban duramente a cambio de bienes y servicios.
Si subís al Mirador de Orellán, tendréis una vistas fantásticas de este  antiguo yacimiento.
Allí, por un módico precio, se pueden visitar las galerías de Orellán, túneles que forman parte de la red hidráulica de esta mina. En concreto son parte de un canal de explotación que introducía el agua en la red de minado construida en el interior de la montaña y que permitía abatir el conglomerado aurífero en el proceso conocido como derrumbe de los montes. Estas galerías fueron hechas a mano con picos, mazos y punterolas cuyas marcas aún se pueden apreciar en varias zonas de los túneles.
Visita muy interesante en la que, si dispones de tiempo, puedes hacer alguna pequeña ruta de senderismo. No fue nuestro caso...
Después de esto, hicimos una visita relámpago a Ponferrada, pero eso os lo cuento otro día...
Hasta pronto amigos!!





  






domingo, 12 de noviembre de 2017

Escapada a El Bierzo (II) Restaurante La Moncloa. Cacabelos


Como ya os conté en el  post anterior, hicimos una visita a las bodegas Estefanía, donde además de apreciar sus vinos, aprendimos un poquito más sobre el proceso de elaboración de éstos.
Una vez finalizada dicha visita, nos acercamos a Cacabelos (pueblo cercano a las bodegas) a comer en el Restaurante La Moncloa de San Lázaro, un sitio muy acogedor y original donde sirven comida típica de El Bierzo.
Ocupa una antigua casa del s. XVII y además de restaurante, tiene un pequeño hotel, una sala de exposiciones, tienda de productos artesanos y unas zonas de comedor al aire libre muy originales. Las paredes de piedra, vigas de madera, pizarra... junto con una decoración rural hacen del sitio un lugar con mucho encanto.
En la sala de exposiciones pudimos ver una colección de coches antiguos entre otras cosas...

Veníamos de realizar unas catas en la bodega junto con unos aperitivos así que no teníamos demasiada hambre, pero eso no impidió que disfrutásemos la deliciosa comida que nos sirvieron.
  • Ensalada de la huerta (fijaos qué color!!)
  • Chuleta de ternera de monte:
  • Chuletas de cordero a la plancha:
  • Manitas guisadas con tomate:
  • Pulpo con cachelos:
  • No recuerdo qué eran los postres que compartimos pero estaban deliciosos:
En esta ocasión nos decidimos por otro vino D.O. Bierzo: Pittacum de 2011. Vino monovarietal de Mencía 100%
Esto es todo por hoy.
Hasta pronto amigos!!!













martes, 7 de noviembre de 2017

Escapada a El Bierzo (I): Visita a las Bodegas Tilenus

El mes pasado estuvimos en El Bierzo visitando las Bodegas Tilenus (en realidad Bodegas Estefanía) y fue una experiencia totalmente recomendable, pues a lo interesante de la visita en sí, tengo que añadir el trato impecable recibido por parte de los responsables de ésta: Jose y Antonio, enólogo y viticultor, respectivamente,de las bodegas, que con su sabiduría y experiencia nos han ayudado a conocer un poquito más el mundo del vino.
El punto de encuentro con ellos fue en Cacabelos, un pueblo cercano a la bodega. Allí nos esperaban para llevarnos en 4x4 a ver los viñedos. Sobre el terreno nos explicaron que los tienen distribuidos en parcelas que corresponden, cada una de ella, a las distintas variedades de vino que elaboran.
La primera parada la hicimos en unos viñedos que tienen unos110 años. Y aquí recibimos la primera explicación sobre ellos. La variedad de la uva Mencía de El Bierzo es única en el mundo. Su morfología es completamente distinta a otras variedades de uva, tanto por el color de las hojas, el color de la uva, el hollejo... Además es un viñedo que se autorregula debido a su edad y al hecho de sobrevivir en un medio tan duro, pues en esa zona, tanto el frío como el calor son extremos.
Se hacen podas severas muy meticulosamente, dependiendo de lo que necesite cada cepa.
De cada cepa se recoge poco más de un kilo de uva que se lleva a la bodega en cajas perforadas de 17 kilos. Poseen unas 40 hectáreas de viñedo: 14 o 15 de ellas son de viñedo nuevo en espaldera y el resto, de viñedo viejo en vaso. La uva se recoge cuidando y mimando cada grano..
La segunda parada la hicimos en una zona de sombra donde pudimos degustar un vino blanco riquísimo: Godello de la parcela Monteseiros.
La visita continuó en la bodega propiamente dicha. Allí, Antonio nos explicó todo el procedimiento que sigue la uva desde el momento de la recolección hasta el embotellado y etiquetado de los distintos caldos...
La bodega se encuentra en la carretera de Dehesas a Posada del Bierzo (Ponferrada) en el lugar que ocupaba una antigua lechería. El nombre de sus vinos, Tilenius, hace honor a Tileno, dios celta de la guerra (equivalente al dios romano Marte) y en sus etiquetas está grabada una moneda de la época romana que se encontró en uno de sus viñedos.

Elaboran cinco vinos distintos con la variedad de uva Mencía, todos ellos con D. O. Bierzo: 
  • Tilenus Vendimia, es el vino del año
  • Tilenus Roble, tiene más o menos un año de crianza en barrica de roble francés
  • Tilenus Florida, con algo más de crianza en barrica. Este vino y los siguientes reciben su nombre de la parcela en la que se cultiva su uva.
  • Tilenus Pagos de Posada
  • Tilenus Pieros
Para elaborar los dos primeros,  una vez pasada la fermentación maloláctica y tras pasar una cata, deciden qué vino va para Roble o Vendimia. Los otros tres llevan la uva propia de sus parcelas.
El siguiente paso es su crianza en barricas de roble francés. En esta bodega hay alrededor de mil barricas bordelesas.



El vino blanco,  que lo elaboran con la variedad de uva Godello, pasa su fermentación en unos fudres de gran capacidad:
Tras su fermentación en barricas, los vinos pasan a ser embotellados:

De aquí pasamos a la sala de catas donde pudimos comparar algunos de sus vinos y seguimos charlando con nuestros fantásticos anfitriones sobre la historia de la bodega y sus productos.
En la tienda pudimos comprar alguno de los vinos que catamos, además de algún otro de otras bodegas de MGWines Group, grupo al que pertenece Bodegas Estefanía.
Por último, destacar que el creador del vino Tilenus  es el reconocido como mejor enólogo del mundo, Raúl Pérez, del que oímos hablar con un gran respeto y admiración.
Esto es todo por hoy. Espero que este post os sirva para, al menos, crearos curiosidad por los vinos D.O. Bierzo y os animéis a probarlos.
Hasta pronto amigos!!


miércoles, 25 de octubre de 2017

Parque Arqueológico de Carranque

Carranque es un pequeño municipio de la provincia de Toledo en cuyo término municipal descubrieron, de manera fortuita en 1983, el "mosaico de la metamorfosis". Tras varios años de investigación en esa zona (conocida como Santa María de Abajo), se descubrieron varios edificios y estructuras. Este conjunto arqueológico fue declarado Parque Arqueológico por la Junta de Castilla-La Mancha y abierto al público en 2003.
Este enclave se encuentra en la margen derecha del río Guadarrama. Al llegar al centro de interpretación, te invitan a ver un audiovisual explicativo además de unas salas en las que hay maquetas de lo encontrado en las excavaciones entre otras cosas. También hay visitas guiadas.
Puente de acceso sobre el río Guadarrama
Maquetas
Una vez en el exterior, y siguiendo el recorrido señalizado, nos encontramos distintos restos.
Hay una serie de estructuras y edificios que se pueden reconocer como una villa romana que data del s. IV d.C.
El edificio principal es La casa de Materno  que recibe este nombre porque aparece en un mosaico sobre el umbral de una de las habitaciones. La mayor parte de la villa se encuentra bajo una cubierta que protege la colección de mosaicos. El recorrido se realiza sobre unas tarimas desde donde se reconocen las distintas estancias de la villa y desde donde se pueden contemplar dichos mosaicos.
La verdad es que algunos mosaicos están bastante bien conservados. No olvidemos que se encontraban a 30 o 40 cm de profundidad y sobre ellos se realizaban tareas agrícolas.
Mosaico en una de las habitaciones
Detalle de mosaico
El siguiente se encontraba en un espacio destinado a una fuente. Es el fabuloso Océano.
Durante la Guerra de Troya el rey Agamenón arrebató a Aquiles su esclava preferida, Briseida. Indignado, Aquiles se retiró de la batalla y no se incorporó hasta que le fue devuelta. El siguiente mosaico representa el momento en que Briseida fue devuelta a Aquiles y se encuentra en lo que era el comedor.
También podemos ver cómo era el sistema de calefacción o Hypocaustum. Desde un horno exterior se calentaba el aire que circulaba entre los pilares de ladrillo que había bajo el pavimento. Con este sistema calentaban varias habitaciones a través del suelo.
Hay otros dos mosaicos que describen escenas mitológicas. Uno representa la Muerte de Adonis:
Otro muestra en el centro una divinidad femenina, en las esquinas a Diana, Atenea y Hércules y el resto, escenas mitológicas: "El Rapto de Hilas", "Acteón y el baño de Diana", "Animone y Neptuno" y "Píramo y Tisbe".Éste se encontraba en el dormitorio principal.
A pocos metros de esta casa, nos encontramos los restos de un edificio funerario que debía acoger los restos del propietario de la villa y su familia.
Y unos metros más allá, los restos de un edifico palacial. Representaba el poder de los grandes propietarios tardorromanos y su interior estaba decorado con mármoles procedentes de las canteras del mediterráneo. Tuvo bastante ocupación en la época visigoda, islámica, medieval cristiana y moderna. Lo último que acogió fue la pequeña ermita de Santa María de Abajo que se mantuvo en pie hasta principios del s. XX . 
Pues hasta aquí llegó mi "visita arqueológica". Qué interesantes los restos y cuánta información nos dan sobre cómo pudo ser la vida de nuestros antepasados...
Por si os pudiera interesar, aquí también se realizan distintas actividades como jornadas, talleres, visitas.... Os dejo enlace
Hasta pronto amigos!!